El 92% de las empresas en España tiene registrado algún perfil social. Cerca de la mitad de ellos (45%) se subió al carro de las redes sociales entre 3 y 5 años atrás. Así lo refleja el I Estudio sobre Social Business en España.

Se trata de una actividad de reciente adopción. Una quinta parte de las empresas encuestadas hace más de 5 años que inició su actividad en los Social Media, mientras que el 27,46% hace como mucho 2 años. El estudio se ha realizado en base a la Asociación de Directivos de Comunicación (DIRCOM) y la Asociación para el Progreso de Dirección (APD).

Twitter es la red social predominante en la estrategia de Social Media de los participantes en esta encuesta, con una representación del 83,89%. Facebook aparece en segundo lugar (79,43%) seguida muy de cerca por LinkedIn (78,72%). El informe recoge que estas conclusiones son muy similares a las recogidas en el Twitter Influence; un estudio realizado entre las empresas que componen el Fortune Global 100.

redes sociales en España

Las empresas españolas no solo están por estar en las redes sociales

La improvisación no constituye el modus operandi que caracterice la actuación en el entorno social 2.0 por parte de las organizaciones en España. El informe señala que la mayoría de las organizaciones (64%) ha planificado estrategias de comunicación digital a medio y largo plazo. Asimismo, dicha estrategia está alineada con los objetivos de negocio.

A la hora de valorar la efectividad de estas acciones en los Social Media, los encuestados coinciden a la hora de apreciar su rentabilidad y utilidad, así como que no requieren de demasiados recursos para generar resultados. En definitiva, podemos concluir en un balance positivo a favor de la idoneidad de apostar por las redes sociales dentro de la estrategia de comunicación de la empresa.

¿Cómo utilizan las redes sociales las empresas españolas?

La principal función de estos medios 2.0 por parte de las empresas es para informar de su actividad como organización (85,21%). El engagement ocupa un loable segundo puesto, a una distancia importante de la función principal (68,31%). Un dato que muestra que todavía las marcas están más preocupadas por hablar de sí mismas, que de escuchar a su público. De hecho, solo el 45% saca partido a las redes sociales como canal para atender a sus clientes, y resolver sus dudas en tiempo real (45,07%).

Un aspecto reseñable es la preocupación por conocer qué se dice de su marca en la esfera 2.0. Esta escucha activa y monitorización se aplica asimismo al seguimiento de la competencia (49%). En cambio, únicamente el 29% se sirve de las redes sociales para detectar tendencias y adelantarse a las necesidades de su público objetivo. Un dato que muestra que todavía el potencial de las redes sociales está por explotar.

engagement y social media en España

Las empresas carecen de una política de actuación en redes sociales para sus empleados

Solo 4 de cada 10 organizaciones dispone de una política clara de uso y aprovechamiento de las redes sociales para sus trabajadores. Esto implica un riesgo para la reputación online de la empresa, quien podría verse dañada por una actuación inadecuada en este medio, por parte de su público interno. Cabe destacar que los directivos encuestados consideran que sus empleados están al tanto de la actividad social de la empresa (55,63%); en cambio, no se les ha integrado en ella, como sería deseable; no olvidemos que constituyen un colectivo directamente implicado con la organización, que a su vez está en contacto directo con el público objetivo de la empresa, y podría actuar como prescriptor de primer orden.

La atención al cliente en redes sociales continúa siendo una asignatura pendiente

Como indicábamos anteriormente, en la actualidad menos de la mitad de las empresas utiliza las redes sociales como canal para ofrecer un servicio de atención efectiva. Asimismo, apenas el 20% integra estos canales dentro de los sistemas de gestión de clientes. En cambio, sí son conscientes de su utilidad, según declara el 90% de los participantes en la encuesta.
Como podemos observar, las redes sociales ya forman parte del plan estratégico de comunicación de las empresas en España, y estas ya se benefician de sus ventajas. Estamos en el camino correcto, avanzando hacia la profesionalización de su uso, y el mayor aprovechamiento de los recursos.