Dice Carlos Bravo en su blog que escribir un ídem es muy jodido, y en eso no puedo estar más de acuerdo. Bien lo hagas por afición o por trabajo (como en el caso de que sea el blog de tu startup, empresa o para crear marca personal), lo cierto es que cumplir cada X días con un contenido nuevo se puede hacer muy pesado.

Trucos para escribir mejor en tu blog

¿Se puede hacer más llevadero? Evidentemente, sí: gustos literarios y creativos aparte, a la (buena) escritura periódica se llega con la práctica, como con todo. Dicho de otra manera: cuanto más escribas, menos te costará escribir.

Pero con esto no te soluciono nada. A ti, al que lee estas líneas con un poco de escepticismo. A ti, que tienes una tienda de muebles, un ultramarinos o una boutique chic de ropa para niños. Si no te gusta/ no tienes tiempo para escribir, ¿cómo vas a escribir más?

Afirma Bravo que, para llegar más lejos que tu competencia, vas a tener que escribir un 30% más. Si te lo crees (que yo sí lo hago), siempre puedes encargar tu contenido a terceros. A la larga, te ahorras preocupaciones y, si has sabido escoger bien a tu redactor, puedes tener contenido de calidad, que se posicione bien en Google. No es mal plan.

Si prefieres el modelo DIY (“Do it yourself” o “Mójate y escribe”), hay tres consejos que puedes seguir para crear contenido interesante, que te sirva para tu web o blog de empresa, y no te cueste (demasiado) trabajo. Te cuento:

  1. Infografías: como pasa con los cereales y las verduras, haz de las infografías la base de tu alimentación… en lo que a contenidos se refiere. ¿Por qué? Tal vez no te veas creando infografías (con Pickochart es bastante fácil), pero sí puedes crear posts comentando las que han creado otros. A Manuel Moreno, de TreceBits, le funciona. ¿Por qué a ti no?
  2. El tamaño sí importa: reduce tus posts a 200 palabras: Si hay algún SEO en la sala, se va a echar las manos a la cabeza. Sí, son mejores los posts más largos, pero más vale publicar tres a la semana de 200 palabras, que uno al mes de 1500. Está claro, ¿no?
  3. Reciclaje agresivo: Si tu blog tiene ya algún tiempo, puedes acumular posts que han tenido éxito en su día, pero que han caído en el olvido. Recíclalos. Y con esto me refiero a que publiques de nuevo ese artículo, con esa temática, pero actualizado. Por ejemplo, hace dos años escribiste sobre “Las mejores marcas de alimentación para perros”, citando productos concretos, vuelve a escribir un post con esa temática, pero actualizando los productos y las marcas. Pero NO copies: sería contenido duplicado, y eso hace que Google frunza los morros. Reescribe, no copies. Pon lo mismo, con otras palabras. Sustituye todas las palabras, y para adelante. Ya tienes un post más.
  4. Frases, fotos y gifs: Desde hace un tiempo sigo el blog “Un seis y un cuatro“. Y me gusta mucho. Es una especie de vicio que me pone de buen humor. Si miras bien este blog, los posts son seis frases, seis gifs y un título. ¿Por qué no usar el mismo modelo? Las frases célebres, las fotos curiosas y los gifs divertidos pueden ser un recurso para sacar un post. Y a los de “Un seis…” no parece que les vaya mal, por la gráfica de Sistrix:

blog